Incidencias del Marketing Industrial en la creación de un Diseño Industrial

Incidencias del Marketing Industrial en la creación de un Diseño Industrial

Resulta importante destacar, que al momento de que un consumidor común opta por un producto, el cual se encuentra acarreado por toda una estrategia de marketing (mercadeo), dicho producto se encuentra avalado bajo un engranaje de innovación y organización compuesto por profesionales y técnicos de distintas áreas, quienes se centran en satisfacer las necesidades de los consumidores y adaptarlas en consonancia con los cambios y exigencias que ofrece el mercado de manera continua y acelerada.

Lo mismo puede decirse ocurre con el Marketing Industrial, pero este se identifica por obtener un grado más elevado de complejidad, ya que es el marketing usado por una empresa para conquistar mercados industriales, tiene la salvedad de “estar constituidos por personas y organizaciones que adquieren productos y servicios para ser usados en el proceso de producción de los productos y servicios”. Es decir la búsqueda sigilosa y exigente que tiene una empresa productora de las herramientas o productos que tienen otras empresas, que servirán para la creación de un producto final. De manera más llana, pudiera verse como la selección que hace un chef de los ingredientes, que darán como resultado una gastronomía exquisita.

Precisamente amparados en esa complejidad que subyace del marketing industrial, es que nace la creación del Diseño Industrial, definido como esa “actividad creativa y técnica que consiste en idear un objeto para que sea producido en serie por medios industriales”.   En el campo del marketing industrial, surge por la fórmula de ejecución de un grupo de trabajo con varias disciplinas y profesiones, los cuales en aras de implementar su área profesional puede chocarse con la problemática de la persecución de objetivos distintos, y es que la nomenclatura que pudiera darse con el técnico, con el creador del diseño, con los encargados de promocionar ese producto final, pudiera no solo retrasar el lanzamiento de un diseño industrial, sino desviar un poquito el objetivo final.

El producto que nace de la ejecución de un diseño tiene la particularidad de exigir un alto de nivel de personalización y adaptación a las necesidades específicas del cliente. Ejemplo: Un diseño industrial visto de manera diaria y que con el tiempo ha perdurado considerablemente por su alto nivel de utilización es el carrito de supermercados, el mismo nace con la novedad que trajo consigo el “autoservicio” evitando así que el cliente se canse durante las compras.

Y es que tal y como es señalado anteriormente, la unión del diseño industrial y el marketing, puede tener resultados tediosos, de larga duración en cuanto a la finalización del producto, pero también puede arrojar resultados fascinantes. Dentro de la parte negativa de la unión del diseño industrial y el marketing puede verse la injerencia de terceros sin mucho conocimiento en el área, así como también la “colaboración” de profesionales que no tienen nada que ver con el tema, lo que pudiera ocasionar que se tomen decisiones aceleradas so pena de que la misma pueda funcionar perfectamente como que pueda ser desastrosa.

Por lo que puede considerarse que el “binomio de lo que significa el markekting puede ser considerada como un mounstro de dos cabezas.” Pero del mismo modo, la señalada mezcla también puede dar frutos interesantes, y es que la unión de un buen equipo de trabajo en el que cada quien conozca sus respectivas responsabilidades puede acarrear con el lanzamiento de un gran proyecto.

El Marketing Industrial, puede mejorar la venta de componentes estimulando la demanda del bien final por parte de clientes y distribuidores, pero ese criterio de selección puede ser variado en el proceso de compra, es decir no es la misma dinámica operacional al momento de compra del individuo que el cliente industrial. Aquí influye una Dimensión Técnica, Financiera, de Servicio, de Información y Psicológica, ésta última en mi criterio personal es la más importante de todas, ya que influye la reputación del proveedor, la experiencia del cliente, la referencia y la confianza del vendedor.

En definitiva, esa selección diaria que hacemos en los distintos puntos comerciales de cualquier tipo de producto creado bajo los esquemas de un “diseño industrial” el cual puede ir desde la compra de un chocolate, una silla o el auto en el que diariamente nos transportamos, tiene detrás todo un equipo que a través de una pre selección tanto técnica como profesional dio como resultado, que pudiéramos suplir algún tipo de necesidad, situación que con el pasar del tiempo y de manera acelerada va incrementando las exigencias y demandadas de los consumidores, así como también la competencia entre los productores.

Lcda. Madvianet Montás

Post a comment