LA MARCA

LA MARCA

El ser humano, desde sus inicios como medio de subsistencia siempre ha incurrido en actos de comercio, los cuales tienen como esencia crear, transferir, modificar o extinguir derechos u obligaciones y que tienen como objetivo principal obtener un lucro y o beneficio mutuo. Bajo esa prerrogativa, y bajo la necesidad de crear un sello diferenciador, de un producto o servicio de otro, con la motivación de obtener resultados económicos, es que se crea el concepto de MARCA, el cual es considerado como el signo distintivo que se utiliza para distinguir un producto o servicio de una empresa de otra.

Por lo general, las marcas pueden consistir en palabras, letras, números, dibujos, fotos, formas, colores, logotipos, etiquetas, o combinación de estos elementos, que se empleen para diferenciar productos o servicios. En algunos países, los lemas publicitarios también se consideran marcas y se pueden registrar como tales en las oficinas nacionales de marcas.

El concepto y la necesidad de distinción de los productos, se ha convertido en un condición sine qua non para las empresas, esto es visto desde la ropa con la que diariamente nos vestimos, el auto con el que solemos trasladarnos, y los productos o ingredientes que conforman nuestra gastronomía. Estos están distinguidos por marcas. Es decir, nuestro diario vivir está conformado por las elecciones que hacemos tanto de un producto como de un servicio previamente distinguido. Los consumidores que están satisfechos con un determinado producto son más propensos a comprar nuevamente o a volver a usar ese producto. Para ello es necesario que puedan distinguirlo de otros productos idénticos o similares. Es aquí donde subyace, el verdadero sentido del registro marcario.

Para la mayor parte de las empresas, una marca elegida y utilizada con esmero representa un valioso activo comercial; para algunas puede ser incluso el activo más valioso que poseen. Esto se debe a que los consumidores valoran las marcas, su reputación, su imagen y el conjunto de cualidades que asocian a la marca, y están dispuestos a pagar más por un producto de marca que reconocen y que responde a sus expectativas.

Pero, ¿por qué es importante proteger la marca? Es importante destacar, que el derecho marcario, es un derecho exclusivo, es decir, que excluye a terceros de los derechos conferidos a través de su uso y registro; evitándose de esta manera que se comercialicen de manera indiscriminada productos o servicios similares a los previamente registrados, pudiendo acarrearse de esta manera un riesgo de asociación, o que se incurran en actos de competencia desleal frente a un titular que tiene un derecho sobre el signo. Si la empresa no registra la marca, las inversiones que realice en la comercialización de un producto pueden resultar infructuosas ya que sus rivales podrían utilizar la misma marca o una tan similar que pueda confundirse para comercializar productos idénticos o similares.

Cuales beneficios se obtienen al registrar una marca

  • Garantizar que los consumidores distingan los productos.
  • Permitir a las empresas diferenciar sus productos.
  • Son un instrumento de comercialización y permiten proyectar la imagen y la reputación de una empresa.
  • Pueden ser objeto de concesión de licencias y proporcionar una fuente directa de ingresos a través de regalías.
  • Representan un factor determinante en los acuerdos de franquicia.
  • Pueden ser importantes activos comerciales
  • Incitan a las empresas a invertir en el mantenimiento o la mejora de la calidad del producto.
  • Pueden ser útiles para obtener financiamiento.

¿Cómo se puede registrar la marca en la República Dominicana?

La protección de las marcas se obtiene mediante el registro, y en algunos países, también a través de su utilización. Aun cuando las marcas puedan protegerse a través de su uso, es recomendable registrarlas presentando la solicitud apropiada en la oficina nacional de marcas, en la República Dominicana, las marcas son avaladas por un derecho registral, es decir el derecho se adquiere mediante su registro, a través de la Oficina competente que es la Oficina Nacional de la Propiedad Industrial (ONAPI), entidad gubernamental creada bajo la Ley 20-00 sobre Propiedad Industrial, abarcando bajo este parámetro marcario, todo lo concerniente a la concesión del derecho desde la solicitud del registro y los requisitos correspondientes, hasta la emisión del certificado de registro, el cual tiene un plazo de validez en su registro por un periodo de diez años, los cuales pueden ser renovados de manera indefinidas, una vez vencido el plazo previamente otorgado.

Es importante destacar que la marca puede ser solicitada por cualquier persona, física o jurídica, que prevea utilizar una marca, o autorizar su uso por terceros puede solicitar el registro de la misma. Puede actuar bien directamente, mediante agente o representante legal, debidamente autorizado.

La elección de una marca, para distinguir una empresa o producto, es un elemento extremadamente importante y es que la elección o creación de una marca adecuada es un factor determinante, ya que constituye un elemento fundamental de la estrategia de comercialización de su empresa. Evidentemente no hay reglas universales para determinar que una marca será acogida por la Oficina registro de marca, (Oficina Nacional de Propiedad Industrial, ONAPI) o exitosa en el público pertinente o medios comerciales donde ha de ser comercializada, pero es importante tener en consideración que:

  1. Que la marca elegida cumpla con todos los requisitos legales de registro, expuestos en la Ley 20-00 sobre Propiedad Industrial.
  2. Realizar una búsqueda de marcas registradas para asegurarse de que la marca no es idéntica o tan similar a otra que pueda inducir a confusión, con la finalidad de que evitar que la marca sea objetada por los requisitos de forma y fondo expuestos en la Ley, o que terceros se sientan vulnerados por un derecho marcario preexistente.
  3. Asegurar que la marca sea fácil de leer, escribir, deletrear y recordar y que se preste a todo tipo de medios publicitarios
  4. Asegurar que la marca no tiene connotaciones negativas ni en su propio idioma ni en ninguno de los idiomas de los mercados de exportación potenciales.
  5. Comprobar la posibilidad de registrar el nombre de dominio correspondiente, es decir, la dirección de Internet.

Dicho lo anteriormente, el derecho que confiere el registro de una marca de productos o servicios, es considerado el primer paso para el nacimiento de un signo, que con fervor, dedicación y perseverancia puede incurrir de forma tal en el público, que pase a ser una marca notoria o universalmente conocida en el público consumidor. Siendo un elemento preponderante la protección obtenida con el citado registro, para los proyectos y gestiones dadas por los grandes emprendedores.

Lcda. Madvianet Montás

Post a comment